Carta a Nairo Quintana

Estimado Nairo:
El ciclismo es un deporte duro, tú lo sabes más que yo incluso, nos lleva al límite y las exigencias no varían nunca, por algo Greg Lemond dijo ” It doesn’t get any easier; you just get faster” No se hace más fácil, solo se va más rápido.
No son pocos los que esperaban que pudieras luchar por el título del Tour de Francia de este año. ¿Ganarlo? ¡Claro! ¿Por qué no? Ya la victoria te ha sonreído en el Giro de Italia y también en la Vuelta a España y dos veces has subido al podio del anhelado Tour, una carrera que te da todo, pero también te lo quita. Hay ciclistas que “sólo” ganaron el Tour e hicieron poco más allá de eso y son recordados como campeones y otros que han ganado todo salvo el Tour y son vistos por muchos como perdedores, como le sucede a tu compañero de equipo Alejandro Valverde.
Todo marchaba bien, de hecho, fue tu mejor inicio en la Grand Boucle de las últimas ediciones, hasta que aparecieron las jornadas pirenaicas y dos días malos acabaron con cualquier opción al título, incluso hoy una caída te retrasó aún más en tiempo en una etapa plana, aunque por el abandono de Jakob Fuglsang ascendiste al puesto 12 de la clasificación general.
Se te juzga con dureza producto de tu éxito y del mejor momento que ha tenido el ciclismo colombiano en la historia. Probablemente una década o dos atrás, un puesto doce en el Tour significaría una fiesta para los colombianos. ¡Hablamos de la carrera más importante del mundo! Se te llamaría como un sucesor de Lucho Herrera y Fabio Parra, pero mal acostumbraste a la gente, sobre todo al fanático, más no al aficionado, ese sí te sigue valorando y respetando por lo gran ciclista que eres.
La trayectoria de los grandes no se puede medir por un día, una carrera o una Vuelta, ni siquiera por un estilo de correr, entre gustos y colores no se ha escrito, si eres conservador o agresivo pasa a un segundo plano. Lo que para unos es valentía para otros es falta de inteligencia. Incluso la calidad no se puede medir en el número de victorias, pero quien las tiene de mucha calidad como tú, deben ser respetados siempre.
Si mañana decidieras retirarte, puedes hacerlo con la mente tranquila de tener una trayectoria impecable. Sabemos que no será así, que cambiarás de aires, la búsqueda de un nuevo comienzo, una nueva etapa, pero estimado Nairo, da igual lo que logres de aquí en adelante, tu legado en el ciclismo colombiano y latinoamericano está tallado en piedra, en el futuro se dirá “este puede ser el nuevo Nairo Quintana”. Las victorias que logres en lo sucesivo disfrútalas para ti, no le debes nada a nadie, has dado mucho y es la afición quien está en deuda contigo.

De momento tu equipo sigue necesitando de tu aporte, Mikel Landa tiene aún opciones de luchar por un lugar en el podio o incluso por el título y así terminar de buena manera una etapa con un equipo como el Movistar, sabemos que ha tenido sus altas y bajas, guarda lo positivo y sigue adelante.

Ya para terminar estas líneas, debo confesarte que nunca estuve entre tus aficionados, pero respeto mucho al ciclismo y a sus actores y no es cliché, el sólo hecho de participar en el Tour implica estar en la lista más selecta del mundo y tú has sido mucho más que un mero participante, no se ha ganado por las razones que fuere y eso no te quita un ápice de calidad.

Mis respetos Campeón.

Compartir en: