La variabilidad de la frecuencia cardíaca (Heart Rate Variability – HRV)

El HRV o variabilidad de frecuencia cardíaca parece estar en boca de todos en estos días, al menos aquellos que están interesados en monitorear su propio sueño o la salud general de sus clientes. El fenómeno en sí no es nuevo, pero su uso en el lenguaje cotidiano y en dispositivos ampliamente disponibles es un desarrollo bastante nuevo. Muchos dispositivos utilizados por profesionales y consumidores finales enumeran HRV como uno de los marcadores que miden, y los entrenadores y profesionales deportivos, de bienestar y rendimiento deben entender los conceptos básicos de este fascinante fenómeno. Qué es, qué te puede decir sobre la fisiología de tu cuerpo y que se debe tener en cuenta al interpretarla, aplicaciones prácticas y la relación algo compleja de HRV con cosas como el estrés y la recuperación.

“Se ha comprobado que el HRV más alto se asocia con una reducción de la morbilidad y la mortalidad, y un mejor bienestar psicológico y calidad de vida”.

La variabilidad de la frecuencia cardíaca o HRV es el fenómeno fisiológico de la variación en el intervalo de tiempo entre latidos cardíacos consecutivos en milisegundos. Un corazón normal y sano no marca uniformemente como un metrónomo, sino que, al mirar los milisegundos entre los latidos del corazón, hay una variación constante. En general, no somos muy conscientes de esta variación; no es lo mismo que la frecuencia cardíaca (latidos por minuto) aumentando y disminuyendo a medida que avanzamos en nuestro andar diario. Puedes tener una idea de tu HRV si sientes el pulso en la muñeca mientras tomas algunas respiraciones profundas dentro y fuera: el intervalo entre latidos se hace más largo (la frecuencia cardíaca se ralentiza) cuando exhalas y más corta (la frecuencia cardíaca aumenta) cuando inhalas, un fenómeno llamado arritmia sinusal respiratoria.

Además de la respiración, el HRV está influenciado agudamente, por ejemplo, por el ejercicio, las reacciones hormonales, los procesos metabólicos, los procesos cognitivos, el estrés y la recuperación.

¿Cómo medir HRV?
El análisis fiable de HRV requiere una medición precisa de cada latido del corazón y el tiempo entre latidos. Existen diferentes tecnologías para calcular la HRV, pero está más allá de este artículo para discutirlas exhaustivamente. Si desea profundizar en los principios de la medición de la HRV y sus diferentes variables, recomiendo, por ejemplo, el artículo del Grupo de Tareas sobre la variabilidad de la frecuencia cardíaca. En resumen, los métodos basados en ECG detectan la onda R en el complejo QRS y calculan el tiempo entre las ondas R (intervalo R-R; 1). La mayoría de los dispositivos portátiles ampliamente disponibles utilizan PPG o fotopletismografía para detectar los latidos del corazón ópticamente midiendo la onda del flujo sanguíneo, por ejemplo, de la muñeca o el oído, y luego calcular el intervalo entre latidos o IBI. La comparación entre diferentes métodos siempre es un reto, y esto es especialmente cierto con HRV. Sin embargo, diferentes métodos y dispositivos, si se utilizan de forma correcta y sistemática, pueden producir información interesante y útil para el usuario.

Un gráfico ECG que muestra una serie de complejos QRS. El tiempo entre los latidos del corazón (intervalo R-R) varía naturalmente de latido a latido, y un análisis más profundo de esta variación (HRV) proporciona una gran cantidad de información valiosa sobre el estado fisiológico del cuerpo.

Variabilidad del ritmo cardíaco y el sistema nervioso autónomo
El VDH está regulado por el sistema nervioso autónomo (SNA), y sus ramas simpáticas y parasimpáticas, y es comúnmente aceptado como un marcador no invasivo de la actividad del sistema nervioso autónomo. La rama comprensiva de la SNA es el estrés o el sistema de lucha o escape, preparándonos para actuar, reaccionar y realizar – para satisfacer las diferentes demandas que la vida nos presenta. El lado parasimpático se caracteriza como el sistema de descanso y digestión que permite al cuerpo apagarse y recuperarse “una vez que la lucha ha terminado”. La rama simpática activa la producción de hormonas de estrés y aumenta la tasa y la fuerza de contracción del corazón (salida cardíaca) y disminuye el HRV, que se necesita durante el ejercicio y situaciones mental o físicamente estresantes. Por el contrario, la rama parasimpática disminuye la frecuencia cardíaca y aumenta la HRV para restaurar la homeostasis después que el estrés pasa. Esta interacción natural entre los dos sistemas permite que el corazón responda rápidamente a diferentes situaciones y necesidades.

¿Por qué es importante la variabilidad de la frecuencia cardíaca?
En una situación normal y saludable, el HRV debe aumentar durante las actividades de relajación, por ejemplo, la meditación o el sueño, cuando el sistema nervioso parasimpático debe dominar (ver Figura 2 para ver un ejemplo). Por otro lado, el HRV disminuye naturalmente durante el estrés, cuando la actividad simpática elevada ayuda al cuerpo a mantenerse al día con la demanda. Por lo tanto, el HRV suele ser más alto cuando el corazón late lentamente, y disminuye cuando el corazón comienza a latir más rápido, por ejemplo, durante el estrés o el ejercicio. El nivel de HRV cambia naturalmente de un día a otro, en función del nivel de actividad y la cantidad de, por ejemplo, el estrés relacionado con el trabajo, pero si una persona está crónicamente estresada o sobrecargada, física o mentalmente, la interacción natural entre los dos sistemas puede ser interrumpido, y el cuerpo puede quedar atascado en un estado de lucha simpáticamente dominante, con bajos niveles de HRV y alto estrés hormonal, incluso cuando la persona está descansando. Esto es muy desgastante para el cuerpo y puede resultar en problemas de salud mental y física.

Los factores genéticos explican alrededor del 30% del nivel general de HRV, pero una persona puede mejorar su HRV individual mejorando sus habilidades de salud, condición física, manejo del estrés y recuperación. Un HRV alto se considera generalmente un indicador de un corazón sano, y se ha encontrado que en muchos estudios se ha asociado con una reducción de la morbilidad y mortalidad y una mejora del bienestar psicológico y la calidad de vida. Debemos vivir con lo que la lotería genética nos ha dado, e incluso si algunos valores de referencia general están disponibles, la comparación con los valores de HRV de otras personas no es significativa. La buena noticia es que el estilo de vida tiene un efecto poderoso en el HRV. Podemos tomar medidas activas para mejorar nuestro estilo de vida, ser físicamente activos y esforzarnos por un mejor equilibrio en nuestras vidas, y en el proceso, probablemente también veamos mejoras en nuestro HRV.

 

Compartir en: